¿Trabajo en equipo?

videoEl trabajo en equipo debería ser algo parecido a lo visto en este video: todos al unísomo. ¿Qué sucede en la realidad de las empresas? Veamóslo con un simil: si ponemos a una persona a tirar de una cuerda, ejerce una fuerza "x"; si ponemos a dos personas a tirar de esa misma cuerda, ejercerán una fuerza de "1,5x"; si ponemos a 5 personas a tirar de la cuerda, ejercerán una fuerza "3x"; si ponemos a 10 personas a tirar, la fuerza conseguida será de "5x"

¿Qué está pasando? Las personas, salvo contadas excepciones, funcionamos con la ley del mínimo esfuerzo o Ley de Ook, y sólo hace falta que nos pidan hacer una tarea en la que no se pueda establecer una relación directa causa-efecto para que tengamos la excusa perfecta para aplicar la ley.

¿Quiero esto decir que no tienen sentido los equipos de trabajo? ¿Por qué entonces tanto empeño y tanta moda en pedir a la gente que trabaje en equipo? Vayamos por partes. El secreto está en el OBJETIVO que persiga el equipo y debemos diferenciar dos grandes grupos de objetivos: cuantitativos y cualitativos.

- Cuantitativos.- mi experiencia me demuestra que cuando se persiguen objetivos cuantitativos, NO es buena opción establecer equipos de trabajo para llegar a esa meta. La gente actúa con más responsabilidad cuando "se le ve el plumero"; es mejor establecer áreas de responsabilidad diferenciadas y valorar a cada persona por su contribución particular al logro del objetivo. Si no hacemos esto, estamos dando pie a que funcione la ley de Ook.

- Cualitativos.- por lo contrario, cuando se trata de conseguir objetivos cualitativos, cuando se trata de hacer aflorar ideas o soluciones para problemas existentes, por ejemplo, SÍ es una muy buena opción crear equipos multidisciplinares, bien integrados, bien gestionados, bien coordinados, y dejarles trabajar en equipo discutiendo y puliendo todas las propuestas generadas. Las ideas de uno serán contrastadas y enriquecidas con las aportaciones de otros, y así sucesivamente hasta tener una idea clara y variada de cómo abordar el problema en cuestión. La clave está en cómo integrar y gestionar estos equipos para conseguir lo máximo de ellos, pero eso será asunto de otro comentario.

Por desgracia, las empresas olvidan frecuentemente diferenciar ambos objetivos y muchos de los gestores, toreando de oído, se suman incondicionalmente a la moda del trabajo en equipo sin sopesar los pros y los contras de tal directriz. Hace falta un poco de reflexión y sentido común, porque no siempre lo que está de moda es lo mejor que se puede hacer.

Firma

(torear de oido: esta expresión trata de reflejar el modo de toreo que practicaban algunos toreros en la plaza; nada más realizar una suerte escuchaban al tendido; si la gente aplaudía y ovacionaba, repetían el pase y volvían a escuchar; así sucesivamente hasta que la gente comenzaba a pitar; en ese momento, el torero se daba cuenta que era el momento de cambiar la suerte. Muchos gestores "torean de oido" y aplican directrices que están de moda o les suenan de algo -lo que dice la gente-, sin pararse a cuestionar si esa estrategia es la mejor para lograr el objetivo perseguido. La moda del trabajo en equipo mantiene confundido a muchos "toreros")

3 comentarios:

  1. Enhorabuena, Joanillo, por tu iniciativa y las aportaciones tan brillantes que haces sobre el mundo de las ventas.

    Seguiré con mucho entusiasmo tu blog.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me apunto a seguirte. Si no te importa, haré referencia a rtu blog en un post sobre este tema.

    ResponderEliminar
  3. Claro que no me importa, José Antonio. Me motiva mucho recibir comentarios como el tuyo y me obliga a no degraudar a los que me seguis. Si puedo colaborar contigo en alguna cosa no tienes más que pedírmelo. Lo haré encantado y de modo totalmente altruista.

    ResponderEliminar